Los azúcares de los forrajes: un elemento a tener en cuenta para el racionamiento de rumiantes

Las plantas contienen numerosas fracciones de carbohidratos, más o menos fermentables en el rumen. Los carbohidratos que se degradan más rápidamente son los carbohidratos no estructurales, que incluyen azúcares simples, almidón, ácidos orgánicos y pectinas.

Esquema 1: fracciones de carbohidratos de los vegetales(Hall, 2002). (NB: la lignina presente en la FAD y en FND no está representada porque no es un carbohidrato) .

 

En la planta, los azúcares se producen durante el día a través de la fotosíntesis, constituyendo una reserva de energía para la planta, que la consume por la noche durante la respiración enzimática. En las gramíneas, los niveles son más altos en los tallos, que actúan como un órgano de almacenamiento, que en las hojas. El pico de azúcares en forrajes se alcanza de 9 a 13 horas después del amanecer, y está en su punto más bajo al amanecer.

Gráfico 1: contenido no estructural de carbohidratos de ocho especies forrajeras segadas por la mañana (AM, 8am a 10am) y por la tarde (PM, 3pm a 4.15pm)   (Berthiaume y Tremblay,  ( 2011)

El corte de un forraje para la conservación provoca un cambio en la composición química de la planta, que implica varias fases: una fase enzimática y una fase de fermentación (principalmente para ensilado y microensilado).

 

Fase enzimática

Inmediatamente después de la siega, la respiración de la planta continúa y por lo tanto continúa utilizando azúcares como combustible. Este proceso es posible hasta una materia seca del 35%. Más allá de eso, la respiración está bloqueada, de ahí el interés de un secado rápido de los forrajes para limitar las pérdidas.

Durante la fase respiratoria enzimática, la liberación de calor y el agotamiento del oxígeno conducen a reacciones de desorganización celular y proteólisis. El nivel de nitrógeno soluble puede duplicarse en pocas horas. Durante la muerte gradual de las células, parte de su contenido puede fluir en los jugos y aumentar las pérdidas de materia seca.

 

Fase fermentativa

Tras el ensilado, las primeras bacterias que se desarrollan son aeróbicas. Son de poco interés en la conservación porque desperdician carbohidratos y materia seca, pero se detienen tan pronto como todo el oxígeno ha sido consumido. Los microorganismos anaeróbicos toman entoces el relevo. Producen ácido láctico a partir de azúcares solubles y permiten la estabilización del silo y una parada de la proteólisis tan pronto como el pH es inferior a 4.

Por lo tanto, un buen contenido de azúcar en el forraje verde es esencial para la calidad de su conservación. Esta tasa se puede medir utilizando un refractómetro para determinar el momento ideal para la siega.

 

En la nutrición de rumiantes, la evaluación de los azúcares contenidos en los forrajes es importante porque es la primera fuente de energía disponible para los microorganismos del rumen. Tienen una tasa de degradación en el rumen al menos 20 veces más alta que la del almidón. La fermentación de estos carbohidratos conduce principalmente a la formación de acetato o lactato, que en algunos casos puede inducir un riesgo de acidosis.

 

Gráfico 2: Velocidad de digestión ruminal (% por h) (Ferran, 2007)          

 

Un buen contenido de azúcar en los forrajes mejora la ingestión, la eficiencia del uso de la proteína por los microorganismos del rumen, y por lo tanto de síntesis microbiana. Pero esto implica una ingesta adecuada de nitrógeno soluble para asegurar una relación eficiente entre azúcar y nitrógeno solubles. Un desequilibrio en esta relación, vinculado a un exceso de azúcares solubles o un déficit de nitrógeno soluble, puede ser la causa de situaciones de acidosis. Por ejemplo, una dieta rica en heno y baja en almidón puede ser acidogénica, si el heno en sí es muy alto en azúcar y la ingesta de proteínas es insuficiente. De ahí el interés de conocer los valores alimentarios de los forrajes con el fin de ajustar las raciones de la mejor manera posible.

 

Los primeros análisis de los ensilados de 2020 están empezando a llegar, y los niveles de azúcar, como los del año pasado, están demostrando ser bastante altos. Por lo tanto, será necesario estar vigilantes también este año y tener en cuenta estos valores al calcular las raciones.

Gráfico 3: Contenido de azúcar por tipo de silo en 2019 y 2020 (fuente Idena)

 

Para obtener más información, póngase en contacto con el Servicio de Rumiantes.

 

Referencias bibliográficas disponibles bajo petición.

 

Back to News
Sort by category

Other articles of interest